4 formas en que la costura puede ayudarnos a amar nuestro cuerpo

tejidos-merceria-accesorios-patchwork-entretelas-vitoria-telas-blog-3

4 formas en que la costura puede ayudarnos a amar nuestro cuerpo

Si te encuentras en un momento en tu vida en el que te está costando aceptar los cambios en tu cuerpo, este artículo es para ti. Hoy queremos hablarte del “body positive” y la relación que tiene con la costura para hacerte sentir mejor.

Cuando decidimos aprender a coser, lo hacemos pensando un poco en crear ropa para nosotras mismas. Crear un guardarropa que se ajuste y refleje nuestra personalidad y espíritu. Y te diremos algo en lo que quizá no habías pensado: este puede ser el primer paso para comenzar a aceptar nuestro cuerpo.

Puede que te sientas identificada con esto: “es que mi cuerpo y yo no siempre estamos en los mejores términos. En el pasado utilizaba jerseys todo el tiempo, incluso en días de calor, pero 20 años después descubrí muchas cosas que me cambiaron.”

Crear nuestra propia ropa nos permite ver nuestro propio cuerpo desde una nueva perspectiva. Es posible que muchos de los que nos lean hayan experimentado esto y si eres de los que todavía no lo hace, tranquila. Te contamos aquí las principales formas en la que la costura puede ayudarnos a amar nuestro cuerpo.

1. Coser puede hacernos sentir bien

Coser no es algo fácil. Seamos honestas, crear una prenda lleva trabajo, pero mientras más nos dedicamos y nos enfocamos en ello, más nos perdemos en ese mundo de creatividad y  concentración creado por nosotras mismas.

Podemos pasar horas trabajando en una pieza sin sentir cansancio, dejando que nuestras manos y nuestra creatividad tomen el control de toda la actividad. Para algunas, lograr esa inspiración es sinónimo de felicidad.

Y cuanto más tiempo y energía dedicamos a estar en nuestro cuerpo, a ser felices y hacer lo que nos gusta, menos pensamos en nuestro cuerpo.

2. Coser es un acto de cuidado personal

Lo más seguro es que cuando comenzaste a coser, hiciste cosas para tu casa, para tu madre o hijo. Pero cuando empezaste a crear para ti, te sentiste diferente y diste un salto hacia el amor propio con un billete de no retorno.

Querer vestirte con ropa confeccionada por ti es algo único. Se trata de llevar una prenda con tu estilo y con la forma de tu cuerpo. Es darte un regalo a ti mismo, por tanto, coser puede convertirse en un acto de cuidado personal.

Hacer ropa que se adapte a tu cuerpo, que sea amable con él y no solo que sea hermoso es lo mejor. Crear piezas que se sientan bien en tu piel, que sean cómodas, que te hagan ver bien y que por nada del mundo te incomoden.

3. Somos nuestras propias modelos

Convertirnos en la musa y diseñadoras de ropa de nuestro propio cuerpo, puede ser el cambio más importante que tendrás para comenzar a amarlo. Eso sí, este cambio requerirá práctica. Ya que toda la vida se nos ha dicho cómo debemos lucir, nos exponen a imágenes de cómo vestirnos e incluso de cómo debe ser nuestro cuerpo.

Todas esas imágenes lo único que nos dicen es que nuestro cuerpo tal y como es debe cambiar porque “está mal”. Crecemos escuchando que ser socialmente atractivas es sinónimo de ser feliz.

En nuestra realidad sabemos que estos mensajes no son verdad. Por ejemplo, en la vida diaria vemos la naturalidad del cuerpo y su diversidad, no se parece en nada a lo que los anuncios nos muestran. A nivel racional lo procesamos bien.

Pero a nivel emocional, es otro cuento. No es fácil olvidar años y años de exposición a estos mensajes. Con el tiempo descubres que esos anuncios son irrelevantes para tu vida. Intenta este par de cosas para comenzar a apreciar tu cuerpo desde la realidad:

Diseña tus plantillas personalizadas

Antes de coser puedes crear una plantillas basada en tu cuerpo. Esto no solo te ayudará a crear piezas más precisas, sino que a la vez te sentirás mucho más positiva hacia tu propio cuerpo. Serán un modelo de la vida real para tus propios diseños.

¿Cómo puedo hacer estas plantillas? Muy fácil, tómate una foto de cuerpo completo. Después, dibuja la silueta de tu cuerpo y ve agregando los detalles. Dibujarte no solo será liberador sino que se sentirá increíble.

Una vez que tienes el dibujo visualiza las piezas que quieres diseñarte. ¿Un vestido con estampado y de tu color favorito? Agrégalo encima de tu dibujo y aprecia cómo te quedará.

Después de coser tu prenda tómate unas selfies

Si no estás acostumbrado a tomarte fotos, al principio puede parecerte incómodo. Pero, ¡inténtalo! Al terminar una prenda póntela y tómate una foto. Esa foto que puede parecer simple te convertirá en tu propio modelo de moda.

Eres tu propia fotógrafa y modelo a la vez. Podrás borrar las que no te gusten, quedarte con las que sí y compartir las que quieras. Todo es tuyo. Pero lo más importante, ¡diviértete! Verás con el tiempo que cuantas más fotos te tomas, menos prejuicios tendrás hacia tu cuerpo.

La idea de tomarte fotos es experimentar. Prueba estilos, accesorios, poses, etc. Eso sí, nada de filtros en exceso. Te descubrirás a ti misma con las fotos, tu estilo personal y sobre todo te sentirás mucho más cómoda contigo misma.

4. Nos inspiramos en una comunidad diversa de iconos reales

Si te acercas a las redes sociales del mundo de la costura notarás que las costureras de la vida real son muy hermosas y seguras. Lucen sus propias prendas en cuerpos, tamaños y formas muy diversas.

Instagram es la red visual por excelencia. Es fácil encontrar desde patrones, hasta costureras para inspirarte. Puedes también exponer tus diseños y si eres muy tímida, puedes participar comentando o haciendo desafíos sin necesidad de subir fotos.


Ten en cuenta que las redes sociales pueden ser un arma de doble filo, sobre todo si te expones. Pero, estas plataformas te permiten controlar quién ve tu contenido y quién no, tú decides. Lo ideal es usarla para documentar tu experiencia y conocer más personas reales que, al igual que tú, aman la costura.


Tu guardarropa personal siempre estará creciendo y cambiando, igual que tú. Sigue trabajando en recordarte que tu cuerpo es real, natural y que las medidas estándares no reflejan la realidad. Cada cuerpo es diferente, recuérdalo siempre.


A medida que practiques más el arte de coser para ti, más fácil será aceptarte y amarte como eres. Es un proceso largo y es probable que tengas caídas de vez en cuando. Pero créenos, una vez que das el paso todo se vuelve más fácil.


Esperamos que te haya gustado este artículo sobre las 4 formas en que la costura puede ayudarnos a amar nuestro cuerpo. Si te ha inspirado este texto, ya sabes que es el momento de ponerse manos a la obra y empezar a crear prendas para ti, que te hagan sentir cómoda, bonita y sobre todo, segura contigo misma.


Te recordamos que en nuestra tienda de Vitoria encontrarás montones de tejidos y accesorios para tus proyectos. Pide cita en nuestra web desde AQUÍ y te asesoraremos. Estaremos encantadas de ayudarte. Y si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en ponerte en contacto con nosotras. ¡Te esperamos!

Sin comentarios

Dejar un comentario

¡Empezar a hablar!
1
🧵 ¿Podemos ayudarte?
Hola 👋😊
¿En que podemos ayudarte?