Organiza y almacena tus tejidos de manera funcional

tejidos-merceria-accesorios-patchwork-entretelas-vitoria-almacenamiento

Organiza y almacena tus tejidos de manera funcional

La organización de nuestro espacio de costura es importante y no se trata solo de tener todo “bonito”. Se trata de ordenarlo todo de forma funcional, para que tomemos mejores decisiones cuando empecemos un nuevo proyecto.

Es por eso que enumerar los patrones, hacer listas de compra, conseguir cajas de almacenamiento, e incluso tener una pizarra para escribir tus ideas, es esencial para una organización inteligente.

Hoy te contamos cómo catalogar tus telas y almacenar tus cosas, para optimizar tu espacio y dejar fluir las ideas.

Con el paso del tiempo vamos acumulando y amontonando telas. Una solución sencilla sería comprarlas justo al momento de realizar un proyecto, esto además de ser económico es ecológico también, pero hay que ser honestos. ¡Es más fácil decirlo que hacerlo!

Porque al final, si vemos una tela chula que no usaremos en nuestro proyecto actual, de todas formas nos la acabaremos llevando a casa. Suele pasarnos una y otra vez, haciendo que tengamos pilas de telas siempre en algún rincón, que incluso podemos olvidar.

Al final del día podemos pasar horas buscando la tela perfecta dentro de ese montón perdido, sin poder encontrarla y perdiendo nuestro valioso tiempo. Para que esto no te siga pasando, te vamos a dar unos sencillos consejos para que puedas encontrar tus telas de forma fácil y en todo momento. Así que presta mucha atención.

Lo primero: lavar telas

Si has comprado una tela nueva o la has recibido como regalo, lo primero que harás es mojarla, en el caso de que las especificaciones del tejido lo permitan. De esta forma, se eliminará cualquier exceso de tinte o químicos, y se evitará el  encogimiento posterior, una vez finalizado tu proyecto.

Una vez mojada, notarás la tela un poco más blanda y será mucho más fácil de manipular. De cada tela que tengas corta un cuadrado, más adelante te contaré para qué.

Crea tus propias tarjetas de muestras

Como tienes muchas telas, lo mejor es organizarlas con unas útiles tarjetas de muestra. Así no tendrás que desordenar todo el lugar cada vez que quieras buscar una en específico. Y sí, el trabajo de organizar todo esto puede ser aburrido, pero créenos, valdrá la pena.

Puedes crear tus propias tarjetas en plataformas como Canva o conseguir cualquier muestra gratis en internet. Lo ideal es que tengas un rectángulo de aproximadamente 15 cm de largo por 5 cm de ancho y colocar allí los siguientes campos de información:

·        Nombre:

·        Tipo de tela:

·        Peso:

·        Anchura:

·        Diseño, imágenes, estampado, etc.

·        Comprada u obtenida en:

·        Precio:

·        Lavar con:

·        Cuidados:

Imprime tantas tarjetas como sean necesarias, esto te permitirá detallar cada muestra y tener tu propio índice de telas. Para el material de impresión usa un papel de 250 gramos o superior, que pueda durar porque las manipularás con frecuencia.

Abre agujeros a un costado y después coloca un anillo para unir todas las tarjetas.

¡Prepara tus muestras de telas!

¿Recuerdas cuando comentamos que después de lavar tus telas cortaras unos pequeños cuadritos? Bueno es hora de usarlos. Estos los pegarás con cinta o graparás a la tarjeta de muestra. Lo siguiente es rellenar los campos de información.

Ahora sabrás de manera inmediata qué telas tienes en el almacén. Además, puedes crear tantas muestras como quieras. ¡Clasifícalas por color, por tipos de telas o texturas!

Dobla y guarda tus telas

Aunque es muy obvio siempre necesitamos decirlo, planchar y doblar la tela para su almacenamiento evitará acentuar las arrugas.

Para organizarla y almacenar los tejidos de manera funcional, primero tenemos que encontrar el lugar apropiado para guardarlos. Un cajón de plástico con gavetas puede mantener el polvo a raya. Colócalo lo más apartado de la luz solar que puedas. Además, ten presente que las telas se conservan mejor donde no llega ni el sol ni el polvo.

Después de esto, vamos a ir planchando y doblando las telas hasta las dimensiones exactas de nuestro cajón de almacenamiento. Así podremos apilarlas de forma ordenada. Un truco muy útil es hacer una plantilla con cartulina, para que todas tus telas queden dobladas con las mismas dimensiones.

Ahora tus telas deberás guardarlas en el mismo orden que tienen tus tarjetas de muestra. Es decir, si tu tarjeta de telas de algodón tiene un orden, entonces tendrás un cajón solo con las telas de algodón en el mismo orden que la tarjeta.

Esto te ayudará a encontrar la tela que necesitas sin necesidad de hurgar en todos los cajones o pilas de telas, sino que sabrás exactamente dónde está lo que requieres y podrás ir directamente a tomarlo.

Cada vez que uses una tela actualiza tu muestra, escribe en la tarjeta si has usado solo una parte o tírala si has utilizado toda la tela.

¡Tu almacenamiento funcional está listo!

Aunque sabemos que todo el proceso de organización puede parecer abrumador, al final verás que tus telas estarán bien conservadas y ordenadas, lo que es una gran ganancia para tu trabajo.

Los pasos son simples: lavar, catalogar, planchar, doblar y guardar. Si te acostumbras a hacerlo desde el comienzo verás que al empezar cualquier nuevo proyecto, planificarlo será más fácil, ya que tendrás toda la información que necesitas a la mano y de forma rápida.

Si estás buscando nuevos tejidos para inspirarte, en Entretelas tenemos una gran variedad de telas y accesorios para tu nuevo proyecto. Esperamos que te haya gustado este pequeño post sobre cómo organizar y almacenar tus tejidos de manera funcional.

Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en ponerte en contacto con nosotras. Estaremos encantadas de ayudarte. Pide cita en nuestra web desde AQUÍ y te asesoraremos en tu costura.

Sin comentarios

Dejar un comentario

¡Empezar a hablar!
1
🧵 ¿Podemos ayudarte?
Hola 👋😊
¿En que podemos ayudarte?